Results for tag "nasa"

¿Qué carajo hizo la NASA para hacer increíble nuestra vida?

Perdón por el título del post, pero es esa la pregunta que se hacen en el sitio wtfnasa.com

A días de que una nueva misión de la NASA haya salido con éxito y tengamos un nuevo explorador en el planeta rojo, muchas personas se preguntan y cuál es el objetivo de eso?, hay gente muriéndose de hambre y se gastan 2.500 millones de dólares para poner un robot en otro planeta, cuál es el beneficio de todo eso? no veo cambios en el corto plazo.

La realidad es que la NASA hizo mucho, pero como no me gusta dar créditos a un solo organismos, digamos que la humanidad en conjunto hizo muchísimas cosas por el progreso de la civilización. Y es algo obvio, hoy no estaríamos frente a un monitor y mucho menos, vivos. Está claro que no es todo color de rosas, y es más, los principales avances en tecnología se producen en el campo bélico, luego son trasladados y adaptados para lograr beneficios y ganancias en la vida de las personas. Sin ir más lejos, Internet misma surgió en épocas de guerras, hoy miren lo que ha logrado.

En fin, a lo que voy es que independientemente del área donde se invierta siempre se obtienen beneficios, claro, esos beneficios son a largo plazo, pero cambian radicalmente nuestra forma de vivir. Compárenlo con el surgimiento de la rueda o el lenguaje, todos los usamos de manera natural como si siempre hubieran estado ahí desde el inicio del Universo, pero no es así.

Y una forma interesante de mostrar esto es lo que propone wtfnasa, sitio que pertenece a Jacob Mulligan de la Northeastern University. Sencillamente lo que pide es que los visitantes voten por “Fail to Launch” o “That Rockets” por cada hecho o avance de la NASA.

Me pareció interesante compartirlo así que pasen y vean que les parece.

La curiosidad nos impulsa

La curiosidad hizo y hace que hoy estemos acá, hace que exploremos, que nos rompamos la cabeza contra la pared, que avancemos, que nos preguntemos, que experimentemos, que inventemos.

Desde que salimos de las cavernas e hicimos contacto con nuestro entorno, no paramos. Creíamos en una tierra plana y la curiosidad derribó ese pensamiento. Por mar y por tierra lo habíamos explorado todo, o casi todo, así que decidimos enfocarnos en los dioses de las antiguas civilizaciones, la Luna y los planetas. La Luna y más precisamente el Mar de la Tranquilidad fue la primera estación, hoy estamos recibiendo señales de naves que están en los confines del Sistema Solar.

Tanto al Sol como a todos los planetas, los hemos conocido de cerca, pero son muy pocos a los que hemos descendido y explorado en detalle. En Venus hemos aterrizado, pero las naves solo han podido transmitir información por unas cuantas horas, ya que las altas condiciones climáticas hicieron que estas dejen de operar. Con el Marte es otra historia, es nuestro planeta anhelado para colonizar y al cual desde la década de los 60 hemos enviado varias misiones.

Hoy nuevamente estamos ahí, después de recorrer más de 500 millones de kilómetros, Curiosity está posada sobre la superficie del planeta rojo y nos está enviando información super valiosa que nos ayudará a determinar si existió vida, sea del tipo que sea, y si es posible albergarla, ya desde una mirada colonizadora y expansiva.

Todo esto es maravilloso porque, por un lado vamos a conocer mucho más sobre este planeta que lleva siglos de noche enfocadas con telescopios y, por otro lado se le da luz verde a los siguientes proyectos de la NASA. Tengamos en cuenta que esta misión costó 2.500 millones de dólares y si fallaba, el gobierno no iba a mirar con muy buenos ojos las próximas inversiones. Es increíble que se dediquen más fondos para la guerra que para la exploración, hace un tiempo comenté mi punto de vista sobre cómo ciertos factores nos limitan el avance y expansión de la civilización, y si la misión Curiosity salía mal, totalmente entraría en esos.

En fin, la nave está operando, enviando fotos, realizando experimentos y toda la comunidad científica está a la espera de nuevos descubrimientos e interrogativos que surjan de esta nueva hazaña.

Para termina el post quería compartir un texto que anda dando vueltas por la red y corresponde al genio Carl Sagan. Es un mensaje que dejó para los futuros exploradores del planeta rojo y la verdad está muy bueno. Espero haberles despertado un mínimo de curiosidad ;-)

Hola, soy Carl Sagan. Me encuentro en el lugar donde suelo trabajar en Ithaca, cerca de la Universidad de Cornell en Nueva York. Tal vez puedan escuchar al fondo una cascada que se encuentra en las inmediaciones, lo que es probable que fuera una rareza en Marte, incluso en los tiempos de la alta tecnología.

La ciencia y la ciencia ficción han hecho una especie de danza en el último siglo, particularmente en lo que respecta a Marte. Los científicos hacen descubrimientos. Inspiran a los escritores de ciencia ficción a escribir sobre estos, y una gran cantidad de jóvenes que leen la ciencia ficción se entusiasman, y se inspiran en convertirse en los científicos que averiguan más acerca de Marte, lo que hace que a su vez se alimente de nuevo a otra generación de la ciencia ficción y la ciencia; y la secuencia que ha desempeñado un papel importante en nuestra capacidad actual para llegar a Marte. Sin duda fue un factor importante en la vida de Robert Goddard, el pionero en el campo de los cohetes que, creo que más que nadie, allanó el camino para nuestra capacidad real de ir a Marte. Y sin duda jugó un papel importante en mi desarrollo científico.

No sé por qué queremos ir a Marte. Tal vez porque nos hemos dado cuenta de que tenemos que actuar con cuidado alrededor de los pequeños asteroides para evitar la posibilidad de un impacto con la Tierra con consecuencias catastróficas, y, mientras estamos en el espacio cercano a la Tierra, es sólo un salto, que nos llevará a otro y a otro hasta Marte. O tal vez queremos ir a Marte porque reconocemos que si hay comunidades humanas en muchos mundos, las posibilidades de extinguirnos por alguna catástrofe en el mundo serán menores. O tal vez queremos ir a Marte debido a la magnífica ciencia que se puede encontrar allí. Las puertas de un mundo maravilloso se abren en nuestro tiempo. Tal vez queremos ir a Marte porque tenemos que estar, porque hay un profundo impulso nómada construido en nosotros debido al proceso evolutivo, llegamos, después de todo, de cazadores-recolectores, y el 99,9% de nuestra estancia en la Tierra hemos sido nómadas. El próximo lugar para pasear será Marte.

Sea cual sea la razón por la que queremos estar Marte, estoy contento de que estemos allí. Y me gustaría estar con ustedes.

NASA explora el petaflop

Mientras la algunos de nosotros esta en su casa contento y a mil con su compu nueva que tiene un procesador dual-core o quad-core en algunos casos especialaes y mientras juegan al NFS, estan grabando un dvd y actualizando el antivirus, otros no. El hecho es que los grandes piensan en grandes y eso es justamente lo que esta haciendo la NASA hoy en día invirtiendo un “poco mas” de dinero. Aca les dejo la nota, que la disfruten.

La Agencia Especial estadounidense (NASA, por sus siglas en inglés) intenta unirse al exclusivo grupo de los que usan las supercomputadoras cuya potencia se mide en petaflops.

Se trata de supercomputadoras capaces de hacer 1.000 trillones de cálculos por segundo. La NASA espera tener la máquina en 2009 y estima que tres años más tarde podría aumentarle la potencia a 10 petaflops.
Si logra concretar el proyecto, será una de las pocas organizaciones que contará con una supercomputadora tan potente.

Hacia la elite
La supercomputadora se instalará en el Centro de Investigación Ames de Moffet Field, California. Allí la NASA tiene su actual supercomputadora, llamada Columbia, que fue encendida por primera vez en 2004 y que tiene una velocidad teórica de 88,88 teraflops.
Columbia ocupa el vigésimo lugar entre las más poderosas supercomputadoras del planeta, según el Proyecto “Top 500″, que elabora una lista del rendimiento relativo de estas máquinas.
Construir una computadora petaflop catapultaría a la NASA hacia los cinco primeros lugares de la lista.
Actualmente, la más poderosa supercomputadora en la Tierra es la Blue Gene/L que tiene una velocidad máxima de 478,2 teraflops.
Se espera que las computadoras petaflops hagan su debut en la nueva lista de las “Top500″ que saldrá en junio.
El Proyecto Pléyades, como fue bautizado por NASA, contará en la fabricación de la máquina con la ayuda de Intel y SGI.
En un comunicado el director de Ames, Pete Wordem dijo que la instalación de la supercomputadora se necesita para permitir una “fidelidad más alta” en sus futuras misiones de modelado y simulación.
La actual supercomputadora ha sido usada por la NASA para investigar el rendimiento de aviones hipersónicos, simular procedimientos de aterrizaje y modelar materiales para futuros trajes espaciales.

“Este rendimiento adicional de las computadoras es necesario para ayudarnos a lograr avances en descubrimientos científicos”, señaló Worden.

Fuente: BBC Mundo

WordPress SEO fine-tune by Meta SEO Pack from Poradnik Webmastera